El crimen cometido contra  Emely Peguero no es un absurdo

Por Hector Miolan
(La monstruo del nordeste y su pichón de vampiro en escena)
El joven Marlon Martínez junto a su madre, Marlyn Martínez y la joven Emily

.    Este crimen  despertó sospechas, angustias, cuestionamientos, estudios preliminares y no pocas conjeturas de parte de casi toda la población dominicana en el país y la radicada  en el exterior, ya que toda la semana y parte de la que acaba de terminar es  y ha sido el tema de discusiones y opiniones en las redes sociales y en lugares de trabajo, hogares y medios de transportes, por ejemplo en la ciudad de Nueva York en guaguas y trenes se vio como se trataba el caso.

     Los ejecutores del horrendo hecho: Marlin Martínez y Marlon Martínez, madre e hijo, y los posibles  cómplices; aunque escapen de una verdadera justicia, por el tecnicismo que utiliza y ha utilizado el aparato jurídico del país, no podrán salir jamás airosos de la condena y  memoria del pueblo y la sociedad dominicana.

    Vasta es la experiencia negativa en el país, cuando se trata de un crimen contra un pobre y los ejecutores o sospechosos tienen abolengo de clase, o cuando están enquistados en el poder político; en este caso la madre es política y perteneciente al mafioso PRD aliado del gobierno del PLD, por lo que  ocupaba el cargo de sub-directora de pasaporte. Consta que fue candidata a Diputada por dicho partido en las “elecciones” pasadas. Esta monstruo, soy de la firme convicción, fue la autora intelectual y casi práctica en la ejecución del vulgar crimen contra Emely Peguero  y el niño que llevaba en su vientre.

     He pensado que esta criminal, rebasa cualquier superlativo,  por lo que con toda razón puede ser designada como  la bestia del Nordeste y su pichón Marlon como el aprendiz de vampiro, borracho éste de complejos de superioridad frente a la noviecita inocente, quizás apantallada esta por la ostentación de poder de la madre y el hijo.

     El engreimiento de la bestia del nordeste, la llevó a subestimar a los familiares de la victima por el poco poder o casi ningún de estos; pero chocó fuerte  y duro contra la opinión pública que se manifestó  a diario y se sigue manifestando a nivel internacional; opinión esta que ha triunfado moralmente, aunque no jurídica y políticamente hablando, porque ahora comienza el camino hacia los tecnicismo  jurídicos y  sus características maniobras. Por lo que esta opinión pública tiene que seguir presionando y enviándole mensajes de vigilancias a nuestro podrido y fallido Estado compuesto no solo por el gobierno central, sino por todos sus aparatos  legislativo, judicial, etc., etc.

     Creo que lo central a cuestionar en este crimen y otros contra mujeres jóvenes inocentes, no es el simple hecho de machismo, patriarcado, ley de aborto,  sino el de violencia social, de la cual se desprende la violencia contra la mujer, no solo reducida al femenicidio, sino a la violencia domestica, laboral y social.

     No se puede seguir engañados en creer que estos crímenes son simples e individuales o productos de particularidades, sin conexión con toda la estructura social del país; lamentablemente, no habrá extirpación de estos crímenes y femenicidio (en este caso a todas luces una mujer como ejecutora intelectual), por más que lo quieran maquillar el poder jurídico, sino se extirpar las causas que los originan no habrán soluciones efectivas.

     El crimen contra Emely tiene una característica y complejo de clase superior y de falso abolengo, por parte de quien o quienes se creen superior a los pobres, en este caso contra Emely  y su familia de parte de la monstruo del Nordeste y su pichón de criminal, Marlon Martínez.

     Este hecho pondrá una vez más a pensar y a reordenar criterios, pensamientos, hipótesis y quizás tesis a sociólogos, psicólogos, psiquiatras, así como a politicastros, miembros del aparato jurídico, de lo educativo y cultural.

     Intitule este trabajo  basado en el criterio de que este crimen no fue  y ni será un absurdo dentro lo que es la cultura del crimen en el país, ya bien encaminado a convertirse en un  Juárez mexicano cualquiera, o peor aún, a una especie de Honduras o San Salvador, países estos a los que se les ha abierto las puertas libremente hacia el territorio dominicano. (Política diplomática ejecutada por el principal líder del PRD Vargas Maldonado). Tampoco esto es un absurdo, sino parte de una política para crear y multiplicar el caos y subsiguientemente el desaliento en la juventud y el pueblo, ya desvencijado moralmente.

     Nos acostumbrarán, y en gran parte el sistema político lo ha logrado, harán que nuestro pueblo vea y acepte como algo normal y corriente los crímenes, la violencia, entre otros fenómenos que suceden a diario. Por eso afirmo, no es absurdo el crimen contra Emely y otras jóvenes encontradas durante el proceso de búsqueda.

 

 

                                                                                                                       

                                                                                                                  Nueva York, 3 de septiembre, 17

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada. En Información al Desnudo queremos mantener un debate de altura, no se aceptan por lo tanto comentarios que incluyan; insultos, amenazas, xenofobia, lenguaje obsceno, enlaces externos o Spam.


*


Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.