Humillaciones sine qua non

Bandera de Puerto Rico

Por: Wilda Rodríguez / Periodista

Mientras los independentistas exijamos la humillación de los estadolibristas como condición indispensable a unas alianzas efectivas para la descolonización, vamos a seguir empantanados en la discordia. Decía la semana pasada Néstor Duprey que hay muchos en su Partido Popular que, aunque actúen en función de que Puerto Rico es una colonia y aboguen por poderes soberanos para una libre asociación con Estados Unidos, jamás llegarán a enunciar que somos una colonia monda y lironda. Para ellos sería traicionar al PPD de Luis Muñoz Marín.

Yo añadiría que más allá de eso, lo consideran una humillación. Una humillación que le exige el adversario para pautar la tregua.

La exigencia del “mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa” que nos acerca peligrosamente al ritual de la confesión y morbosamente a la perversidad de la Inquisición, es una condición sine qua non para los independentistas inclementes, azuzados por los estadoístas, que temen y torpedean un posible acuerdo entre independentistas y soberanistas sobre la cláusula territorial. Los mismos que quieren que los independentistas admitan que Puerto Rico no quiere la independencia.

Mejor muertos que sencillos. Vamos a interponer las mil y una razones válidas e históricas para el apoyo mínimo que tiene la independencia entre los puertorriqueños en las urnas. Jamás vamos a declarar que Puerto Rico no quiere su independencia para echarla a un lado.

Tampoco va a pasar que muchos populares traspasen el umbral hacia la soberanía condenando la colonia y maldiciendo a los gringos para complacernos.

No necesito que un soberanista popular proclame la colonia con su boquita de comer si actúa sobre la admisión implícita de que lo es y trabaja para sacar a Puerto Rico de la cláusula territorial. No necesito un proceso de contrición y purificación al estilo católico de “Patria mía, me arrepiento de todo corazón de todo lo malo que he hecho y de lo bueno que he dejado de hacer, porque pecando te he ofendido a ti, que eres el sumo bien y digna de ser amada sobre todas las cosas. Propongo firmemente, con tu gracia, cumplir la penitencia, no volver a pecar y evitar las ocasiones de pecado. Perdóname, Patria. Por los méritos de patria o muerte. Amén”.

El mecanismo de aceptar primero algo para poder cambiarlo será muy psicológico pero no necesariamente político. Los cambios políticos muchas veces son obligados por la necesidad, no por la voluntad.

Si los independentistas fuéramos a confesarnos para redimir nuestros errores, tendríamos muchos pecados que aceptar. Para usar un término de moda, nuestra “respondabilidad” por la caída aparatosa del independentismo entre los ciudadanos del país es torpe y exigua. Preferimos siempre echarle la culpa al imperio avasallador. Y a los colonialistas.

Tampoco somos buenos rindiendo cuentas por las divisiones internas que nos hacen cada vez más deficientes. Mucho menos explicando cómo sería la república de Puerto Rico en el imaginario de nuestras múltiples visiones.

Pero somos excelentes como árbitros y jueces de la moral política de los demás. Somos implacables con los que consideramos políticamente inferiores, equivocados, confundidos, ignorantes y brutos.

Quizás es hora de dejar de creernos puros y castos sacerdotes del patriotismo. Quizás es hora de dejar a un lado el deseo de humillar a los colonialistas en lugar de convencerlos para descolonizar  Puerto Rico.

Como cualquier independentista, tengo mis reservas en cuanto al nuevo movimiento soberanista entre los populares. Quizás más que muchos, porque conozco el animal por dentro. Pero he llegado a la conclusión de que mientras rechacemos el movimiento por más leve que sea, somos parte del inmovilismo.

Cuidado. No estoy hablando de elecciones. No estoy diciendo que volvamos a caer en la trampa de darle un voto por fe y esperanza en el 2016. Ése es otro perro.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada. En Información al Desnudo queremos mantener un debate de altura, no se aceptan por lo tanto comentarios que incluyan; insultos, amenazas, xenofobia, lenguaje obsceno, enlaces externos o Spam.


*


Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.