La historia de un círculo vicioso  Poder y partido                                                                                \

ciclo democracia (1)

Por: Juan Fermín Gabriel

Septiembre 06, 2015.\

New York, Manhattan.

El desarrollo de la sociedad se fundamenta en las condiciones de los bienes materiales, por la situación de los medios de producción, por las relaciones de producción y por las fuerzas productivas, desde donde los intereses de las clases sociales, producen la contradicción antagónica, expresándose en la realidad, una contradicción concreta, con las luchas y los conflictos que protagonizan las clases sociales y los bloques políticos y sociales, en función de la búsqueda del poder. Así, en la sociedad dominicana, con cierta lentitud, se han presentado y desarrollado luchas en lo económico, en lo político-militar, en lo social, en lo cultural  y en lo ideológico por la continua contradicción de clase.

Quien no comprenda la importancia que tiene la condición material y el discurso del pensamiento social en su totalidad, de ninguna manera, comprenderá la dialéctica materialista; por tanto, su discurso político, estaría envuelto con una estrategia política idealista conciliadora. Quedando atrapado en la ilusa nostalgia, la cual, se convierte en el mito del discurso político.

La teoría del Estado burgués lleva su propia teoría del pensamiento social, en el desarrollo del proceso histórico. La que se traduce en su política de clase, ya que, el Estado no admite ni desarrolla, otra teoría ni contenido, que no sea, el contenido ideológico de la burguesía, en la que se fundamenta el Estado.

El pensamiento social expresado y comunicado por los partidos políticos con la literatura política de la derecha, es instrumental izado por el Estado. A esa práctica, se le imprime el contenido ideológico de clase, burgués en el poder, buscando imponerse a las clases subalternas de la sociedad.

La crisis sistemática expresada en los aspectos económico, político y social, el dominicano medio, puede agregarle la existencia de la crisis del sistema de los partidos políticos y el derrumbe del viejo sistema de la moral burguesa, así, como la histórica inconsistencia y discontinuidad del pensamiento enarbolado por los intelectuales y los dirigentes de los partidos políticos de la derecha liberal conciliadora. Pero además, lo que la mujer dominicana y el dominicano medio y los dirigentes políticos deben institucionalizar en su vida social, es el cuestionamiento crítico del concepto de crisis, y comprender, que la teoría para el estudio de la sociedad, en la realidad concreta, tiene que sustentarse en un discurso teórico de clase.

Desde el poder se desarrolla un comportamiento y una práctica política de clase, las que se expresan desde el Estado, y a pesar de sus crisis, el Estado sigue funcionando, y estas crisis, se convierten en crisis históricas. Con lo que, el dominicano medio, los dirigentes políticos liberales conciliadores de nuevo cuño, los políticos progresistas y sociales, desarrollan sus discursos con el contenido catastrófico, en torno a la llegada del final en el poder del Partido de la Liberación Dominicana, PLD. El discurso de estos, acerca de la significación y profundidad de la crisis, es una voz, que se torna profética, mesiánica, sin producir las contradicciones inter-burguesa, proclamando o levantando sus propias demandas políticas, pero cuando sus objetivos no son logrados, sus discursos racionalistas, conducen al pesimismo y frustración colectiva, reproduciendo con esto, la influencia del pensamiento positivista-burgués, pero sin sobre pasarlo.

Por ser asistemático y discontinuo en el desarrollo progresivo del pensamiento social y por la incapacidad de profundizar en este, a conducido a intelectuales a dirigentes políticos liberales, progresistas y sociales a no cumplir con el compromiso político y con el pensamiento adquirido. Esta práctica ética y política discontinua, no ha posibilitado producir la ruptura con la ideología y el pensamiento conservador reaccionario predominante en la época actual, y ponerle principio a la acción política fuera del poder.

La práctica y el discurso racionalista desarrollado en una coyuntura política determinada, por el dominicano medio, por los dirigentes políticos progresistas y por los dirigentes sociales, persisten en la lectura catastrófica, esperando el final del partido peledeista en el poder; esto ha llevado al bloque dominado a un optimismo momentáneo y a un comportamiento amorfo o sin carácter de clase propio, mientras que, la clase corrupta gobernante ha desdeñado la presencia de los partidos fuera del poder, y este ha sido el caso, en la República Dominicana, de la dirección del Partido de la Liberación, PLD, partido este, que continua postrado al imperio arrastrando las lacras políticas, éticas y el pensamiento conservador del pasado inmediato.

El capitalismo dominicano, tiene sus clases sociales fundamentales, la burguesía dependiente y el proletariado, expresado en la posesión de los medios de producción, en las relaciones de producción y las fuerzas productivas. La burguesía dependiente dominicana, no ha realizado un proyecto político burgués de identidad nacional, por la condición material en que esta clase surge en el 1875-1880, y por su incongruencia filosófica clasista; la clase dominante, por su atraso e ignorancia histórica, no ha podido reconocer el papel de sus intelectuales, por eso, estos grupos en el poder, han usado a los intelectuales como simples instrumentos, para el beneficio del propio poder, de la clase dominante.

La historia del pensamiento político dominicano, reconoce a Eugenio María de Hostos, como propiciador de la construcción de un proyecto de nación burgués, sobre la base del pensamiento positivista y con el esfuerzo de organizar la Escuela Normal. Su iniciativa y creatividad racional, fueron neutralizadas y / o aplastadas, por el escaso desarrollo material y social de la sociedad, por el comportamiento personalista de los caudillos regionales, por los dictadores, por los tiranos, por la inconsistencia ideológica de los políticos liberales, por la apatía de muchos de sus compañeros y por los contubernios de los políticos conservadores, con los poderes e intereses extranjeros imperiales de Europa y de E.E. U.U., en este sentido, su proyecto de Nación, de la Educación Normal y su pensamiento político, sucumbieron, por la oposición de los intereses personales y grupales, y por la ausencia del grupo social, que hiciera suyo, el proyecto de nación.

La discontinuidad y  la inconsistencia del pensamiento liberal y la incoherencia moral de pensadores, de intelectuales y de los dirigentes políticos liberales y progresistas, ha sido una constante en el medio político nacional dominicano, entre estos, tenemos a Manuel Arturo Pena Batlle, un inconsistente personaje de la intelectualidad reaccionaria y racista dominicana, quien fuera utilizado como un instrumento por Trujillo, Pena Batlle, con su comportamiento inconsistente, desdeño y dio la espalda a Américo Lugo, cuando Lugo, para la época, enarbolaba el proyecto burgués de nación en la República Dominicana; el proyecto de nación y el partido de Lugo, se desvanecieron, al extremo de tener que renunciar de la presidencia de la organización, el Partido Nacionalista. Para los últimos años, del siglo XIX, el 1894, perdía la sociedad dominicana, la fundación del Estado-Nación burgués y su cultura política se estancaría.

La oligarquía, la burguesía y la clase política gobernante dominicana han sido inconsistentes para construir un proyecto de nación burgués, y han despreciado la continuidad progresiva del pensamiento social y el proyecto político que le representa, de aquí que, el discurso teórico racionalista que da forma a los valores que expresa y fundamenta al sistema burgués, han sido torpedeado por el oportunismo y el arribismo de los comerciantes de la política, dándole sentido a la trágica historia de un círculo vicioso. Aquí está el caso del Partido Revolucionario Dominicano, PRD, con el papel lumpen comercial de Miguel Vargas y la oportunista dirección maquiavélica del simulador Leonel Fernández.

El desarrollo del proceso histórico, con las condiciones material y social en la que aparece la burguesía, las características del surgimiento del capitalismo dominicano y el funcionamiento de este, se entrecruzan al interior y exterior de la clase dominante, para que no pueda poner la orientación hegemónica capitalista coherente a su proyecto de nación. El poder y los partidos no han estado en una relación dialéctica en su comportamiento político y con su discurso racionalista, por asumir la identidad hispanófila medieval, en oposición a la identidad cultural nacional burguesa, que le representa.

La oposición liberal conciliadora e inconsistente de nuevo cuño, sigue caracterizándose en la historia del pensamiento dominicano, por ser incapaz y maullar sus lamentos; estos, se evidencian en el decir, que un solo partido no puede controlar todos los estamentos del Estado, y que no puede tener el poder absoluto. Estos, el viejo PRD y el PRM han vivido de lamento y no han podido producir la ruptura con tal situación, de esta manera refuerzan el racionalismo pesimista en la población, estancándose en la trasnochada nostalgia legalista, de esta forma, han pretendido buscar solución mesiánica a la situación política.

En tal circunstancia, los incipientes proyectos de nación de Eugenio María de Hostos y de Américo Lugo, no prosperaron, dado la inconsistencia de la práctica política, ideologica y moral, manifestada por los seguidores de tales proyectos políticos, proyectos que iban en la dirección de proporcionarles coherencia al pensamiento burgués de la época. A muchos de los que se identificaron en principio, con las ideas de Hostos y Américo Lugo, la historia los recuerda, como trepadores, tránsfugas incoherentes y gentes amorales, al aceptar hacer tienda con el régimen tiránico de Trujillo.

Lo que sucedió con Eugenio María de Hostos y con Américo Lugo, se repite con otros, como tragicomedia, en lo que tenemos, la trágica historia del círculo vicioso, y en lo que no se comprendió, la labor intelectual cultural del poeta Moreno Jimenes, ni del maestro Pedro Henríquez Ureña, etc. El poder, el Estado y la clase política solo entienden a todos estos intelectuales, como simples instrumentos.

La discontinuidad e inconsistencia en el ejercicio del proyecto burgués de nación, se comprueba en el proceso histórico, al ser sostenido por parte de la intelectualidad liberal dominicana, observándose también esta problemática, en la actualidad; hoy, la sociedad dominicana continua teniendo, la ausencia del liderazgo político en la construcción de un proyecto de identidad nacional cultural burgués, ocupando ese lugar, el arribismo amoral personalista de Joaquín Balaguer, Leonel Fernández y Danilo Medina.

Veamos concretamente la situación anteriormente indicada, lo concreto, es que, ha estado presente la trágica historia del circulo vicioso, y es que, desde el Estado-poder, se han desarrollado agendas personales y con compromiso internacionales, con lo que se ha terminado de enterrar, el viejo proyecto de nación de Eugenio María de Hostos y de Américo Lugo; en lo que, la corrupta y mezquina dirección peledeista, no se sonroja en su conducta política.

En días muy recientes, el Partido de la Liberación Dominicana, PLD, empresa comercial conservadora, de la política burguesa dominicana, realiza otra infausta componenda política mercantil, donde la descalabrada y vieja moral burguesa fue marginada, y se le dio paso a la apetencia individualista de Leonel Fernández, del PRD-Miguel Vargas y el sentir mesiánico del presidente de colonia, Danilo Medina.

El Partido de la Liberación Dominicana, PLD, partido en el poder, continua el rastro de la historia del circulo vicioso, iniciado por Juan Bosch, en el 1962; para las elecciones de ese ano, Juan Bosch, pensador burgués, buscaba la presidencia de la República Dominicana, este llega a la cómplice conclusión de imponer la impunidad política, prometiéndoles a los criminales y alabarderos del régimen tiránico de Trujillo, que él, en el PRD, establecería y desarrollaría la política de “borrón y cuenta nueva”; en vez, de aplicarse la justicia, contra los criminales de la tiranía, Juan Bosch, busco agenciarse los votos del desbandado sector trujillista, sector criminal, que estaba en deuda por la sangre derramada, con la juventud y el pueblo dominicano.

En eso, el Partido Revolucionario Dominicano, PRD y Juan Bosch, obtuvieron el triunfo electoral, iniciándose la trágica historia del circulo vicioso de la impunidad de la clase dominante en la República Dominicana; con impunidad, Joaquín Balaguer ejerció el poder con los espalderos trujillistas; con impunidad y complicidad, gobernó Antonio guzmán Fernández, como igual lo hiciera Jorge Blanco; con impunidad y complicidad gobernó Hipólito Mejía.

Leonel Fernández llego al poder de las manos de Joaquín Balaguer, en el 1996, y para asegurar los votos de los balagueristas continuo aplicando la histórica impunidad política judicial a favor de Balaguer y de sus seguidores, y los trujillistas del pasado; Leonel Fernández gobernó el país en tres ocasiones, basado en la corrupción, el tráfico de influencia y la deuda con préstamos nacionales e internacionales, y, el ultimo, Danilo Medina, llega al gobierno de la mano de la pandilla miserable del simulador Leonel Fernández, así, Danilo se encuentra en el poder, tras llegar al acuerdo político-amoral con Leonel Fernández, pero para Danilo Medina estar sentado en la silla presidencial, significa estar gobernando con la corrupta y putrefacta dirección del PLD, por esta razón, garantiza en la practica la histórica impunidad política, iniciada por su líder, Juan Bosch, en el 1962.

Hoy, Danilo Medida, retoma la política de la impunidad expresada en el “borrón y cuenta nueva”, que practicara Juan Bosch, en el 1962; la impunidad practicada por el presidente Danilo, favorece a los grupos corruptos del PLD, y en especial, a los leonelistas, para esto, Medina dice, “no tiremos piedras hacia atrás”. Mano a la obra de la impunidad, para la dirección del partido y sus compinches, lo que estos dicen, es, Danilo, lo hiciste muy bien, mano a la obra, con la impunidad y la deuda externa.

Danilo Medina y Leonel Fernández mostraron inconsistencia ideologica al realizar un acuerdo político, con otro trepador de la política vernácula nacional, Miguel Vargas-PRD, este acuerdo comercial, no fue concebido sobre la base de un discurso y un proyecto programático de nación, se hace, en cambio, para desangrar el presupuesto nacional, se concibió para repartirse los cargos electivos y administrativos del Estado en las próximas votaciones del 2016; el comportamiento mesiánico de Danilo, no le basta, necesita demostrarle al propio Leonel Fernández, que aunque están junto, la impunidad, la amoralidad, la corrupción y la inconsistencia de las ideas, sirven para los dos grupos mafiosos; porque, para Danilo Medina, lo importante es, realizar el proyecto personal, envuelto en compromisos anti-nacionales.

Y, desde la oposición política, los que están fuera del poder: Los políticos liberales conciliadores de nuevo cuño, fuera del poder, los políticos progresistas y los partidarios del socialismo, ¿Qué hacer? ¿Cuál es el proyecto político a organizar?, que línea política opondrían, los sectores liberales de nuevo cuño, los sectores progresistas que andan solos y sin el calor del pueblo, que adrede no comprenden que con cobijarse bajo la sombrilla de los liberales de nuevo cuño, como estrategia, no es correcto, confundiendo así, la estrategia con la táctica política, con esta política, no se aprende a ser independiente en la política revolucionaria, y los socialistas, que hemos tardado en lograr el aterrizaje en el seno de la clase obrera, en el campesinado pobre, en la juventud y en la mujer del bloque dominado, ¿Qué hacer?, ¿Por dónde empezar? ¿Cómo hacerlo? ¿Con quién hacerlo? ¿Cuándo hacerlo?, la realidad social dominicana, es una, ¿Qué táctica política saldrá, del estudio de esa realidad concreta?

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada. En Información al Desnudo queremos mantener un debate de altura, no se aceptan por lo tanto comentarios que incluyan; insultos, amenazas, xenofobia, lenguaje obsceno, enlaces externos o Spam.


*


Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.