La tolerancia hacia Obama y Hillary lleva a un baño de sangre y a la guerra

hcboEl Presidente Obama en pláticas con la Secretaria de Estado Hillary Clinton durante la cumbre de la OTAN en Estrasburgo, Francia en abril de 2009. Foto: Pete Souza.

2 de noviembre de 2016 — Las encuestas que se han publicado esta semana muestran que los votantes de los estados que no están definidos en términos partidistas, respaldan abrumadoramente la restauración de la Ley Glass- Steagall y otras medidas para dividir a los grandes bancos de Wall Street. Según la encuesta de Lake Research Partners, 70 por ciento de los votantes de los estados de Florida, Pensilvania, Missouri y Ohio quieren ya la Glass Steagall. La encuesta llega a la conclusión de que la “frustración de la población con la insensatez y avaricia de Wall Street es alta y atraviesa el espectro político partidista. Quienquiera que gane esta elección debe de hacer su prioridad convertir esta furia en un cambio real”.

Lyndon LaRouche comentó este razonamiento el martes 1, y lo llevó a su conclusión lógica: Todo ese aborrecimiento se dirige realmente hacia el Presidente Obama, cuyas políticas desastrosas nos han llevado al punto de una crisis existencial. Hillary Clinton representa una extensión y continuación de esas políticas de Obama: la protección a Wall Street; la inacción frente a una epidemia nacional de drogas ilegales; la perpetuación de guerras interminables en el exterior que les cuesta la vida a miles de personas y millones de millones de dólares a los causahabientes; la destrucción total del sistema de atención médica estadounidense con el mentado Obamacare; y la satanización de Rusia, que nos lleva a una Tercera Guerra Mundial termonuclear.

Una votación honesta el 8 de noviembre, mostrará ese aborrecimiento a Obama y a todo lo que ha hecho a Estados Unidos a nombre de sus amos británicos. Los intereses británicos han controlado a Obama desde que se inició en la política. Hillary Clinton se destruyó a si misma desde que capituló ante Obama y es por eso que se le aborrece. Cualquier intento de ocultar esto el día de las elecciones conducirá a un baño de sangre.

Esto es sumamente grave. No solo enfrentamos la posibilidad de un baño de sangre en Estados Unidos, sino también la posibilidad real de una guerra. Nos encontramos al borde de la Tercera Guerra Mundial ya, debido a la política de Obama de provocar a Rusia, política que Hillary Clinton ha llevado a un extremo más obsceno aún.

noviembre 2, 2016

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada. En Información al Desnudo queremos mantener un debate de altura, no se aceptan por lo tanto comentarios que incluyan; insultos, amenazas, xenofobia, lenguaje obsceno, enlaces externos o Spam.


*


Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.