Protestas en Venezuela: La verdad que no te cuentan los medios

BARRICADAS EN CARACAS

Desde hace algunas semanas, sectores de la oposición venezolana han estado promoviendo protestas violentas en contra del gobierno de Nicolás Maduro. Estas son realizadas por grupos organizados, conocidos como “guarimberos”, quienes usan máscaras y armas de fabricación cacera para ejecutar ataques contra instituciones públicas y privadas, como hospitales, escuelas, bancos, universidades, aeropuertos, entre otras.

Sin embargo, esto no es lo que cuentan la mayoría de los medios, por lo general, la prensa mundial nos dice que en Venezuela hay “protestas pacíficas”, totalmente “espontáneas”, que son “reprimidas brutalmente” por una “dictadura” que “asesina” a sus ciudadanos. ¿Cuál es la verdad de todo esto?

INICIOS: SENTENCIA DEL TSJ

Esta nueva ola de protestas, comenzó hace un mes atrás cuando el Tribunal Supremo de Justicia emitió una sentencia en la cual facultaba a la Sala Constitucional del TSJ para ejercer algunas de las funciones de la Asamblea Nacional (mientras esta permaneciese en desacato). La Asamblea venezolana tiene la potestad, entre otras cosas, de someter a revisión los acuerdos que hace el estado con empresas extranjeras, acuerdos que son necesarios para que ingresen al país los dólares que se usan para la adquisición de alimentos y demás bienes que no se producen en la nación.

La sentencia del TSJ se hizo necesaria debido a que, la oposición venezolana, desde que ganó la mayoría de los curules en la AN, se ha dedicado a entorpecer de todas las formas posibles la gestión del presidente Maduro, como método para lograr su remoción o derrocamiento, y una de estas formas de sabotaje ha sido el tratar de frenar los acuerdos o contratos que permitan el ingreso de divisas al país.

En este sentido, el TSJ, ejerciendo la función que le confiere la ley, de máximo intérprete de la constitución, y en un intento por mantener la gobernabilidad del país y el bienestar de la población, emitió el decreto que permitía a la Sala Constitucional, revisar y aprobar acuerdos comerciales, esto mientras la AN permaneciese en desacato.

Esta sentencia, no obstante, a pesar de estar apegada a la ley (y de que fue revertida dos días después), fue usada como excusa por el liderazgo de la oposición para llamar a una nueva fase de protestas violentas, de las cuales ya se había vivido un primer episodio en 2014 durante el plan conocido como “La Salida” dirigido por Leopoldo López.

REPRESIÓN Y ORDEN PÚBLICO

Una de las cosas que se repiten miles de veces a través de los medios y redes sociales, es que el gobierno de Maduro “reprime brutalmente” las manifestaciones supuestamente pacíficas de la oposición. Sin embargo, la realidad es todo lo contrario, el gobierno venezolano desde la llegada de Hugo Chávez disminuyó los métodos represivos anteriormente utilizados, al punto de que actualmente las únicas armas usadas por los organismos de orden público durante las protestas son agua y gas lacrimógeno, y esto solo en caso de protestas violentas.

Los bastones, peinillas, armas de electrochoque y otros artilugios muy comunes en la mayoría de países que critican a Venezuela, no están permitidos a los policías y militares venezolanos que controlan el orden público, y el gas lacrimógeno se usa solo en casos extremos, puesto que la constitución, creada por el gobierno de Chávez, prohíbe usar gas y armas de fuego en manifestaciones pacíficas (Artículo 68), además, la ley manda el uso progresivo y diferenciado de la fuerza.

No solo esto, esa misma constitución obliga a los oficiales de la ley, a no acatar, e incluso a denunciar órdenes violatorias de los derechos humanos, como por ejemplo, la de realizar la desaparicion forzada de personas (Artículo 45).

MUERTES DURANTE LAS PROTESTAS

Dicho lo anterior, puede resultar extraño que en las protestas, repito, supuestamente “pacíficas”, haya tantas muertes, pero esto se puede entender si nos dedicamos a investigar cuales fueron las verdaderas causas de dichos decesos.

Actualmente, de aproximadamente 40 personas que han sido asesinadas durante las últimas protestas, unas 37 han muerto por acción de los propios manifestantes, quienes sí usan armas de fuego, explosivos, molotovs, y métodos como guayas y barricadas para asesinar ciudadanos.

Aunque en casi todos los medios internacionales vemos a diario el parte de los muertos que se han producido en Venezuela, muy pocos señalan la verdadera razón de dichas muertes, algunos simplemente obvian esa información, mientras que otros, sin ningún pudor, acusan al gobierno o a “colectivos chavistas” de estos asesinatos.

Sepa más: Propaganda de guerra en Venezuela: fabricar muertes y adjudicarlas al chavismo

Es cierto que ha habido al menos tres personas que han muerto por acción de efectivos policiales, sin embargo, en ninguno de estos casos los efectivos se encontraban asignados a cubrir manifestaciones, y sobre todo ninguno de ellos recibió orden de reprimir o asesinar, por el contrario, luego de dichos sucesos todos los funcionarios implicados han sido apresados y juzgados con todo el peso de la ley, no obstante, el resto de víctimas mortales (de los cuales varios son agentes del orden público), fueron asesinados por los protestantes opositores.

QUIÉN APOYA A LOS GRUPOS VIOLENTOS

Según varias encuestadoras, entre ellas la conocida Hinterlaces, alrededor del 80% de la población venezolana está en contra de las protestas violentas promovidas por el liderazgo opositor. Aunque internacionalmente se intenta hacer creer que las protestas son en todo el país, en realidad estas son llevadas a cabo por pequeños grupos y principalmente en sectores de clase media-alta donde gobierna la oposición.

Los guarimberos, como se les conoce, son vendidos internacionalmente como “héroes que luchan por la libertad”, no obstante, la realidad es que en Venezuela no cuentan ni siquiera con el apoyo de la mayoría de quienes se consideran opositores.

Aun así, casi todos los líderes de la oposición, han mostrado públicamente en las últimas semanas su apoyo a estos grupos violentos, cosa que anteriormente no hacían, sino que por el contrario trataban de desentenderse de ellos, y decían que los violentos eran “infiltrados chavistas” que se metían en sus marchas para causar destrucción y así desprestigiar a la oposición.

Este cambio de postura del liderazgo de la MUD respecto a los guarimberos, es al parecer debida al apoyo internacional que han venido recibiendo las protestas violentas, por parte de gobiernos extranjeros que buscan el derrocamiento del presidente venezolano.

INJERENCIA Y DEMOCRACIA

Según la constitución venezolana, este año tocan elecciones regionales de alcaldes y gobernadores, el chavismo ha dicho que está dispuesto y preparado para ellas, pero la oposición exige unas “elecciones generales”, y califican al presidente como “dictador” por no hacerlas, a pesar de que no están contempladas en la ley, y a pesar de que la mayoría de la población (65%) dice estar de acuerdo con que el presidente complete su período de mandato.

Esta petición de elecciones generales sin embargo, cuenta con el apoyo de un grupo de países, dirigidos por los Estados Unidos.

Sepa más: Golpe institucional en la OEA contra Bolivia y Venezuela (Abril 03, 2017)

Es curioso notar cómo los gobiernos que apoyan a los grupos violentos en Venezuela, y los animan a derrocar a Maduro, justifican dicha conducta acusando al jefe de estado venezolano de sus propios pecados, es decir, el gobierno mexicano, por ejemplo, y también el colombiano, acusan a Maduro de violador de derechos humanos, la presidenta de Chile y el de Paraguay le acusan de reprimir a protestantes pacíficos…

Hay incluso casos tan desvergonzados como por ejemplo el de Michel Temer en Brasil, que a pesar de ser un dictador que no ha sido electo, y a pesar de que está tratando de evitar que se hagan elecciones en su país en 2018, se atreve a hablar de su “preocupación por la democracia en Venezuela”, y ni qué hablar del gobierno de Marruecos, que dice lo mismo a pesar de ser una monarquía.

Es decir, hay un grupo de gobiernos, que han decidido unirse para derrocar al presidente venezolano, y por ello apoyan a los grupos violentos (tal como ya se ha hecho en otros países como Libia y Siria), para que estos hagan el trabajo o al menos logren un clima de ingobernabilidad suficiente que justifique una invasión “humanitaria”, lo cual sería como romper la piñata de los recursos naturales, donde todos se beneficiarán, todos excepto el pueblo que supuestamente iba a ser “salvado”, es decir, el pueblo venezolano.

LOCURA DESATADA

Caracas 13 de Abril 2017- Opositores profanaron tumbas de un cementerio local y robaron ataudes para quemarlos y usarlos como barricada.

En Venezuela ya se han usado sin éxito todas las técnicas conocidas por el hombre para derrocar gobiernos, y esta falta de resultados ha producido altos niveles de frustración en los grupos más radicales de la oposición, al punto de llevarlos al borde de la psicosis.

Podría sonar exagerado, pero si vemos las cosas que acontecen actualmente en las marchas opositoras tenemos que concluir, que un grupo pequeño, pero muy violento de la oposición venezolana ha sido infectado con una especie de locura colectiva.

hans

Hans Wuerich, quien “espontáneamente” se desnudó en una protesta para “combatir a la dictadura”, confesó luego al New York Times que todo había sido un show preparado dos días antes.

Hace una semana, veíamos por ejemplo a un sujeto desnudarse en público y arrastrarse por la calle gritando “no tengo miedo”, ante unos guardias nacionales que no le hacían absolutamente nada, pues la supuesta represión de Hans solo existía en su imaginación. Luego, este señor fue vendido internacionalmente como un héroe por su “valentía”, al enfrentar la represión imaginaria.

Al día siguiente vemos a una señora que decide simplemente defecar en la vía pública, como señal de protesta, y aunque podíamos esperar que fuera un caso aislado luego la oposición llama a una protesta donde usarían su nueva arma, la “puputov”, es decir frascos llenos de excremento que serían arrojados contra los efectivos policiales.

Personalmente solo había visto hasta ahora ese tipo de comportamiento las veces que mis profesores de la universidad nos llevaban a visitar los hospitales psiquiátricos para practicar el diagnóstico clínico, y aun allí, los pacientes de dichas instituciones no estaban tan trastornados como estas personas.

AGRESIONES A SU PROPIA GENTE

Aunque desde sus inicios, las guarimbas siempre afectaron en mayor medida a las personas de la misma oposición (dado que crean barricadas cerca de sus hogares y destruyen sus propias urbanizaciones), últimamente han aumentado las agresiones de los manifestantes a su misma gente. En varias ocasiones las cámaras han captado cómo personas que formaban parte de una manifestación, luego son golpeados por sus “compañeros”, así mismo, los reporteros y miembros de medios de comunicación, que siempre les han apoyado, ahora también son blanco de la violencia de estos grupos.

Medios como, Venevisión, Televen, Globovisión y la misma agencia EFE, han sido atacado por los manifestantes, que ellos mismos venden ante el mundo como “pacíficos”.

Algunos justifican estas agresiones bajo la excusa de que dichos medios “están vendidos al gobierno”, cosa que se desmiente fácilmente con solo revisar las noticias que publican a diario. Pero, hay otra razón por la cual los medios son agredidos, y es el miedo de algunos a ser captados por las cámaras cometiendo algún tipo de delitos, por esa razón ayer promovían en el Twitter la etiqueta #NoTomarFotosAManifestantes

Asamblea Constituyente

La iniciativa del presidente venezolano de llamar a una Asamblea Constituyente, ha sido, en mi opinión, no solo la más democrática sino también la más acertada para poner fin de una vez por todas a este abismo de locuras al que ha sido arrastrada la población venezolana por parte de un pequeño sector de la oposición que, con la ayuda de factores extranjeros, busca caminos no democráticos y hasta terroristas para lograr sus objetivos personales.

A través de la Asamblea Constituyente, el pueblo todo puede expresarse y participar activamente en la creación de una nueva carta magna que permita, o bien detener el proceso revolucionario, o si es el deseo de la mayoría, como realmente lo creo, profundizar la revolución y detener la ola terrorista con la que una minoría opositora nos ha llevado a todos al borde de la locura.

Que “los grandes medios dicen que no es democrática”, que “a Donald Trump o a Macri no les gusta esta iniciativa”, bueno, creo que ya es suficiente de injerencia extranjera, el pueblo venezolano tiene la capacidad y los mecanismos para decidir su futuro, en paz y de forma democrática, es tiempo de que chavistas y opositores pacíficos, que somos la gran mayoría, le demos un parao definitivo al terrorismo promovido desde afuera, y nos arreglemos de una vez por todas. Estoy seguro que esto se logrará por medio de la Asamblea Constituyente.

Por José Casa – InformaciónAlDesnudo.com

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada. En Información al Desnudo queremos mantener un debate de altura, no se aceptan por lo tanto comentarios que incluyan; insultos, amenazas, xenofobia, lenguaje obsceno, enlaces externos o Spam.


*


Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.