EEUU no quiere un PR libre