El primer piso para ser libre es siéndolo.