¿Queremos nuestra ciudadanía o la que nos espetaron?