¡Racismo y democracia son contradicciones!